Es poesía Una boca que pintauna copa distintaes poesía, si…Un pájaro que cantacuando se levantaes poesía, si…Una palma que simbracomo un talle de indiaes poesía, si…Una flor que se abreal final de la tardees poesía, si…Al preguntarme tú, mi amor¿qué es poesía?al no quererte contestarque no sabíabusqué en las cosas más sencillas de la vidaen la seguridadque encontraríadame un beso en la nocheo dos de madrugaday queda contestadola pregunta que hacíasdame un beso en la nocheo dos de madrugaday queda contestadalo que es poesíaAl preguntarme tú, mi amor… Simón Díaz, músico, escritor, pintor, compositor e intérprete venezolano, quien hoy 08 de agosto de 2011, cumple 83 años. ¡Feliz cumple, querido Tío Simón, eres poesía…!

Es poesía

image

Una boca que pinta
una copa distinta
es poesía, si…

Un pájaro que canta
cuando se levanta
es poesía, si…

Una palma que simbra
como un talle de india
es poesía, si…

Una flor que se abre
al final de la tarde
es poesía, si…

Al preguntarme tú, mi amor
¿qué es poesía?
al no quererte contestar
que no sabía
busqué en las cosas más sencillas 
de la vida
en la seguridad
que encontraría
dame un beso en la noche
o dos de madrugada
y queda contestado
la pregunta que hacías
dame un beso en la noche
o dos de madrugada
y queda contestada
lo que es poesía

Al preguntarme tú, mi amor… 

Simón Díaz, músico, escritor, pintor, compositor e intérprete venezolano, quien hoy 08 de agosto de 2011, cumple 83 años. ¡Feliz cumple, querido Tío Simón, eres poesía…!

"Detrás de mis imágenes hay una inmensa curiosidad por ver y conocer; hay demasiadas ganas de aprender, compartir, ayudar y ser ayudado. Las imágenes son mi medio y mi fin. Detrás de las fotos está todo, lo que cada persona con la que he compartido ha ido dejando en mí. Y por lo general una crítica a esta sociedad de basura en la que vivimos engañados, pisoteados y alienados; y un apoyo a la gente que hace algo para zafarnos de esas cadenas".
Oscar B. Castillo, fotógrafo venezolano. Imagen perteneciente a su serie Sobreviviendo en el Limbo, realidad sobre la situación que padece Haití.
"Hay destellos de lucidez, de denuncia, de reportaje en muchas de mis fotos. Sin embargo, sigo intentando hacer poesía con las imágenes y seguiré tratando de huir de las palabras que todo quieren describirlo, para hacerlo sólo con las imágenes".
Lil Quintero, periodista y fotógrafa venezolana. Retrato de Quintero, Mirada Warao.
Para tomar fotografías “básicamente tengo que estar en conflicto, en choques de emociones, en despecho para sentarme a pensar cómo me saco tal adversidad de encima, eso casi siempre ha sido un buen inicio”. Fernando Bracho Bracho, fotógrafo y periodista venezolano. 

Para tomar fotografías “básicamente tengo que estar en conflicto, en choques de emociones, en despecho para sentarme a pensar cómo me saco tal adversidad de encima, eso casi siempre ha sido un buen inicio”.

Fernando Bracho Bracho, fotógrafo y periodista venezolano. 

Esperar tu mirar Espero sentada una hora cualquiera,                                                                                 sin ti a mi lado,                                                                                                        Ya no quiero temer                                                                                                         Suelo, hielo, bruma urbana                                                                                             Que calienta mi ser,                                                                                                         El sol esta ahí no lo quiero sentir,                                                                                       Me recuerda tu calor,                                                                                                       El mundo desaparece ante mí                                                                                               La gente corre por su vivir                                                                                                 Necesito encontrar un calor animal                                                                                     Algo cero humano, incierto y extraño                                                                             Que ayude a olvidar no puedo,                                                                                           Me muero quiero estar lejos de aquí                                                                                   Aunque estoy sentada                                                         De hecho mi vivir me agrada,                                                                                             Tranquilidad serenidad,                                                                                                     Ansiedad, que contrariedad                                                                                                 por culpa de un destino                                                                                                   Por conocer el camino,                                                                                                       Hacia esa gloria humana,      Hacia tu mirar. Yessica Sarria, poetisa venezolana.                

Esperar tu mirar

Espero sentada una hora cualquiera,                                                                                 sin ti a mi lado,                                                                                                       

Ya no quiero temer                                                                                                         Suelo, hielo, bruma urbana                                                                                            

Que calienta mi ser,                                                                                                        

El sol esta ahí no lo quiero sentir,                                                                                      

Me recuerda tu calor,                                                                                                      

El mundo desaparece ante mí                                                                                               La gente corre por su vivir                                                                                                 Necesito encontrar un calor animal                                                                                     Algo cero humano, incierto y extraño                                                                            

Que ayude a olvidar no puedo,                                                                                           Me muero quiero estar lejos de aquí                                                                                   Aunque estoy sentada                                                       

 De hecho mi vivir me agrada,                                                                                             Tranquilidad serenidad,                                                                                                     Ansiedad, que contrariedad                                                                                                 por culpa de un destino                                                                                                   Por conocer el camino,                                                                                                       Hacia esa gloria humana,     

Hacia tu mirar.

Yessica Sarria, poetisa venezolana.                

Te regalo mi pan de cada día Cual pasado, presente y futuro Hoy decido respirar por tu boca. Paño de agua tibia, en esta cicatriz sangrante. La de mis labios, la de mi ego, la de mi certeza. Evocando tu figura, que nunca aparece. Entre el llanto del mar, el llanto mío. Y tu risa, manchada por el olvido,  marcada por la indiferencia, Pues te es impropio cada te quiero. Aunque regalo de mis labios, rotos por la duda. Masacrados por besos fríos, como la lluvia de mayo. Hoy decido perderme en la niebla, navegar tu cuerpo. Cual mentira, mentiroso y creyente. Para así regalarte, en cada crepúsculo. Un atardecer que recordar, para que luego me olvides.  Ramón Colmenárez, joven escritor barquisimetano.

Te regalo mi pan de cada día

Cual pasado, presente y futuro

Hoy decido respirar por tu boca.

Paño de agua tibia, en esta cicatriz sangrante.

La de mis labios, la de mi ego, la de mi certeza.

Evocando tu figura, que nunca aparece.

Entre el llanto del mar, el llanto mío. Y tu risa,

manchada por el olvido,  marcada por la indiferencia,

Pues te es impropio cada te quiero.

Aunque regalo de mis labios, rotos por la duda.

Masacrados por besos fríos, como la lluvia de mayo.

Hoy decido perderme en la niebla, navegar tu cuerpo.

Cual mentira, mentiroso y creyente.

Para así regalarte, en cada crepúsculo.

Un atardecer que recordar, para que luego me olvides. 

Ramón Colmenárez, joven escritor barquisimetano.

Canta triste el cardenal Vengo a ti con los labios secos. Deseoso, cansado y esperanzado. El brillo de mis ojos, quizás diga más. Que las palabras que estás cansada de escuchar. ¿Quién dice?: - Hasta luego- al atardecer. Tengo sed, más de besos que de vino. Si el suspiro no dejó un punto final. Pero diste la espalda y me dejaste acá muriendo. Mientras todos los caminos. Me siguen llevando al sur de tu cuerpo. Donde mi junio se lleno de tu invierno. Canta triste el cardenal, entre tus ramas. Que no dan cobijo, ni amor. Exhausto estoy, de perder en tu juego. Sin un mañana como premio de consolación. Te juro que este ha sido el adiós más triste. Ramón Colmenárez, joven escritor barquisimetano.

Canta triste el cardenal

Vengo a ti con los labios secos.
Deseoso, cansado y esperanzado.
El brillo de mis ojos, quizás diga más.
Que las palabras que estás cansada de escuchar.
¿Quién dice?: - Hasta luego- al atardecer.
Tengo sed, más de besos que de vino.
Si el suspiro no dejó un punto final.
Pero diste la espalda y me dejaste acá muriendo.
Mientras todos los caminos.
Me siguen llevando al sur de tu cuerpo.
Donde mi junio se lleno de tu invierno.
Canta triste el cardenal, entre tus ramas.
Que no dan cobijo, ni amor.
Exhausto estoy, de perder en tu juego.
Sin un mañana como premio de consolación.
Te juro que este ha sido el adiós más triste.

Ramón Colmenárez, joven escritor barquisimetano.

La tierra tiene un nombre común del buen decir estamos impregnadosy no bastará luchaporque alguien la gana se hicieron la palabrapor temor a la sombrao silbaron para llamar a sus perros y allí me estabaconstruido de antesbien forradoaunque no oculto de nada sirvióla buena andadurael amor profesoel templo y el pastor la tierra tiene un nombrecomún que un cielo estúpido no borra Reynaldo Pérez Só, poeta caraqueño, creador y editor de la Revista Poesía. 

La tierra tiene un nombre común

del buen decir

estamos impregnados
y no bastará lucha
porque alguien la gana

se hicieron la palabra
por temor a la sombra
o silbaron para llamar a sus perros

y allí me estaba
construido de antes
bien forrado
aunque no oculto

de nada sirvió
la buena andadura
el amor profeso
el templo y el pastor

la tierra tiene un nombre
común que un cielo estúpido no borra

Reynaldo Pérez Só, poeta caraqueño, creador y editor de la Revista Poesía